Global Education Monitoring Report

Meta 4.5: Equidad

Para 2030, eliminar las disparidades de género en la educación y garantizar el acceso en condiciones de igualdad de las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad, a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional

CREDIT: Mats Lignell/Save the Children. Masum,* a 12-year-old, came to Dhaka, Bangladesh, on his own two months ago.

En promedio, hay una paridad de género en la tasa de matrícula mundial de la enseñanza primaria y secundaria. Sin embargo, la media oculta disparidades persistentes a nivel de los países. En 2016, el 54% de los países había alcanzado la paridad en la matrícula del primer ciclo de enseñanza secundaria y el 22% en el segundo ciclo. Además, no todos los países que logran la paridad la mantienen.

Existe una considerable disparidad en las tasas de finalización por ubicación y riqueza. Comparados con los residentes de áreas urbanas, los estudiantes de zonas rurales tienen por lo general solo la mitad de posibilidades de terminar el segundo ciclo de secundaria en países de ingresos bajos y medios (figura 11).

Figura 11: Muchos países distan mucho de alcanzar la paridad por ubicación y riqueza en la finalización escolar, especialmente en la enseñanza secundaria

El bajo nivel de comparabilidad dificulta la medición de la disparidad vinculada con la ubicación: el porcentaje de trabajadores del sector agrícola, el tamaño y la densidad de la población, criterios nacionales peculiares o cualquier combinación de los anteriores factores pueden determinar la clasificación de una localidad como “urbana” o “rural” en los distintos países.

Para facilitar el seguimiento de los ODS, después de la conferencia Hábitat III 2016 de las Naciones Unidas en Quito, se está elaborando una definición mundial de ciudades y asentamientos con miras a su aprobación en 2019. Esta compara las clasificaciones administrativas con datos censales y de teledetección. Resulta sorprendente observar que, si bien las definiciones nacionales parecen indicar que menos de la mitad de la población de África y Asia vive en zonas urbanas, las estimaciones de 2018 indican que el porcentaje es superior al 80%. Las estimaciones actuales de los resultados de la educación en zonas rurales pueden incluir muchos lugares que son en realidad áreas urbanas, ocultando así la situación de zonas verdaderamente rurales.

Comparados con los residentes de áreas urbanas, los estudiantes de zonas rurales tienen solo la mitad de posibilidades de terminar el segundo ciclo de secundaria en países de ingresos  bajos y medios

Meta del año anterior 4.5