Global Education Monitoring Report

Meta 4 C: Docentes

Para 2030, aumentar sustancialmente la oferta de maestros calificados, entre otras cosas mediante la cooperación internacional para la formación de docentes en los países en desarrollo, especialmente los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo

CRÉDIT: Heather Perry/HCR. Elong est une réfugiée qui a été contrainte de fuir la guerre civile au Soudan avec sa mère, son père et trois jeunes frères en 2003 et qui est devenue professeur d'anglais à Portland, Maine.

Sigue resultando difícil reunir datos comparables a nivel internacional sobre los indicadores relacionados con los docentes. Son relativamente pocos los países que generan datos comparables, especialmente para la educación secundaria, aun si se utiliza la definición más básica de la plantilla docente, que no toma en cuenta las horas de enseñanza ni el número de maestros que ocupan cargos administrativos.

Los países de ingresos bajos y medios bajos siguen padeciendo una grave escasez de maestros de escuela primaria formados y cualificados. Algunos países del África Subsahariana tienen altas tasas de contratación de personal docente, lo que puede rebajar los niveles de entrada si la capacidad de formación de docentes es limitada. En el Níger, donde el 13% de los maestros de primaria eran contratados en 2013, solo el 37% de estos habían sido capacitados (figura 16).

Figura 16: Es difícil mantener un nivel adecuado de formación de los docentes con tasas de contratación altas

Unas tasas elevadas de contratación no indican solamente la expansión de la educación; pueden resultar necesarias para reemplazar al personal que se va. Los datos confiables sobre las bajas son fragmentarios y difíciles de interpretar. Para tener estimaciones exactas sería preciso disponer de datos de personal que asignen números de identificación, de tal manera que se pueda rastrear a las personas a medida que se gradúan, ingresan en la profesión, la abandonan y reingresan. Los datos deberían distinguir entre los distintos cesantes y entrantes, incluyendo aquellos que reingresan en la profesión. Para seguir las bajas sería necesario disponer de un sistema nacional de información sobre todos los tipos de escuelas en los sistemas donde la oferta educativa es diversificada, pero a menudo la información existente es solo local (el Brasil, por ejemplo) o abarca solamente las escuelas públicas (Uganda, por ejemplo).

Los estudios realizados en países como Chile, los Estados Unidos de América y Suecia registran una tasa de abandono más alta entre los maestros menos experimentados, más cualificados (y por ende más aptos para conseguir un empleo en otra parte), asignados a escuelas rurales o más difíciles, mal pagados o con contratos de corto plazo. Sin embargo, los datos derivados de estudios longitudinales efectuados en Australia indican que la mayoría de los docentes que habían abandonado la profesión lo habían hecho por motivos familiares y se habían reintegrado después de dos años.

Meta del año anterior 4.c